Carillas dentales, la solución ideal para lucir una bonita sonrisa

A todos nos gusta lucir una bonita sonrisa compuesta de dientes blancos, bien alineados y bien formados.  Tenerla no es sólo algo exclusivo de famosos, sino que está al alcance de todos gracias a las carillas dentales.

Según Wikipedia las carillas dentales son “procedimientos odontológicos restaurativos encaminados al enmascaramiento de la superficie visible (o frente) del diente, con el fin de corregir problemas estéticos o patológicos de los dientes ocasionados por caries dental, restauraciones previas, fracturas, cambios de color o alteraciones de la forma dental. Son finas láminas, generalmente de porcelana, que se colocan en la parte externa de los dientes con una finalidad principalmente estética”.

En resumen, consiste en colocar una lámina de porcelana u otro compuesto del color del diente sobre las caras visibles los dientes para corregir distintos problemas estéticos. Al colocarse sobre la cara visible, lo que los demás verán cuando sonrías serán tus carillas, no tus dientes originales, pero no notarán ninguna diferencia. Es decir, los demás no apreciarán que llevas carillas.

Tipos de carillas

Principalmente existen dos tipos de carillas en función del material con el que están hechas: porcelana y composite.

Las carillas de porcelana están hechas de porcelana. Son fabricadas en un laboratorio para colocarlas posteriormente sobre cada diente. Proporcionan un color y apariencia natural, son muy resistentes, su color no cambia con el paso del tiempo y duran entre 10 y 15 años. Por el contrario, requieren de una preparación previa de los dientes, llevan más tiempo colocarlas, no se pueden reparar en caso de rotura, pueden afectar a la sensibilidad dental y son más caras que las de composite.

Las carillas de composite están hechas de resina compuesta, un material muy parecido al que se utiliza para los empastes. Se fabrican directamente aplicando el material sobre el diente y dándole forma. No necesitan mucha preparación de los dientes, se colocan rápidamente, se pueden reparar fácilmente en caso de rotura y son más económicas que las de porcelana. Por el contrario, duran menos que las de porcelana (entre 5 y 10 años), se rompen más fácilmente y pueden cambiar de color con el paso del tiempo.

Como verás, cada una tiene sus pros y sus contras. Los profesionales, como la Clínica Dental Dr. Prieto en el Barrio de Salamanca en Madrid, te recomendarán el tipo de carilla más adecuado para ti en función de tus circunstancias y los resultados que esperas.

¿Para qué sirven las carillas dentales?

Las carillas dentales tienen muchas utilidades, pero las más comunes son:

  • Cubrir roturas de los dientes:si a una persona le falta un trozo de diente, por rotura o desgaste, se le puede poner una carilla dental para cubrirlo y así su diente se verá como nuevo.
  • Cubrir espacios interdentales: cuando dos dientes están muy separados entre sí, podemos colocar carillas para cubrir ese espacio.
  • Corregir formas de los dientes:también podemos usarlas para dientes demasiados cortos, con salientes extraños por un lado o desalineados y así conseguir que los dientes tengan la forma que deseamos.
  • Agrandar los dientes:hay personas que cuentan con algunos dientes pequeños en comparación con los demás o con una dentadura compuesta, en general, con piezas pequeñas que al sonreír hace que se vea más encía que diente. Gracias a la colocación de carillas dentales podemos corregir este problema.
  • Blanquear los dientes:a veces los tratamientos de blanqueamiento dental no son los adecuados o no tienen los resultados esperados. En esos casos, una opción sería poner carillas.

También se podrían usar, pero sólo en casos muy leves, para dientes torcidos, apiñados o montados.

Riesgos y cuidados

Como indican en Saluspot “casi no presenta inconvenientes, salvo los propios de la técnica de preparación y colocación, los cuales conciernen al Odontólogo. Si la carilla se adapta mal, sencillamente se vuelve a hacer otra nueva. Una vez colocadas, el paciente se olvida de que las lleva y puede comer y hablar con normalidad, tratando de evitar siempre el morder cosas excesivamente duras con los dientes tratados” Leer más

Respecto a la limpieza, las carillas se deben limpiar como el resto de los dientes. Una buena higiene dental es fundamental para que nuestras carillas dentales duren. El uso del hilo dental y el cepillado por lo menos dos veces por día debe formar parte de nuestra rutina diaria.

 

Carillas dentales, la solución ideal para lucir una bonita sonrisa es republicado desde Clínica Dental Prieto

¿Quieres entender aspectos claves de la periodoncia dental? Aquí lo tienes…

La periodoncia dental ocurre cuando las encías que rodean a los dientes son infectadas por bacterias. Si no se trata, la enfermedad destruye las encías y el hueso e incluso puede provocar la pérdida de piezas dentales.

Los síntomas más habituales de esta enfermedad son: movilidad en los dientes, encías rojas o hinchadas, sangrado en las encías, sensibilidad al frio, flemones, quemazón o dolor de encías, mal sabor de boca o mal aliento, retracción de las encías o sonrisa enseñando mucha encía.

Si sufres alguno de estos síntomas, no dudes de ir a un especialista, como puede ser la Clínica Dental Dr. Prieto en el Barrio de Salamanca en Madrid,  para que pueda realizar un diagnóstico preciso de tu caso y el tratamiento más adecuado.

La predisposición genética, el stress, el tabaquismo, el embarazo, el uso de algunos fármacos o enfermedades como la diabetes son algunos de los factores predisponentes de la periodontitis.

¿Cuándo es necesario operar?

No en todos los casos es necesario practicar la cirugía periodental. De hecho, está indicada para el tratamiento de bolsas periodontales profundas (superiores a 6 milímetros). Esta cirugía permite corregir defectos óseos y mejorar la salud de las encías.

“La periodontitis empieza con bacterias presentes en la boca que está adherida a los dientes. Las bacterias se acumulan y se multiplican formando una biopelícula llamada placa dental. Una bolsa periodontal se desarrolla cuando la placa bacteriana de la biopelícula continúa acumulándose y pasa el borde de la encía. En este punto, el cuidado en casa no es muy efectivo para eliminar la placa dental. Si se deja sin tratar por un especislista, la biopelícula continuará extendiéndose por debajo del borde de la encía infectando el interior de la bolsa. Las bacterias en la placa producen subproductos que causan que el tejido blando y el duro adyacentes se degraden, formando una bolsa más profundo en el proceso. Este tipo de periodontitis avanzada puede afectar a las raíces de los dientes y éstas también se pueden infectar. Los dientes pueden quedar sueltos o ser molestos y el paciente requerirá cirugía periodontal”. Leer más

El objetivo primero de la cirugía es eliminar la inflamación. El siguiente objetivo es controlar la infección. Para ello, se procede a eliminar la bolsa a través de un surco gingival que permite controlar la enfermedad y evita que se extienda aún más. Después se corrigen los efectos producidos en la encía y en el propio hueso.

Una vez que la infección esté controlada y el especialista está seguro de que no se volverá a reproducir, es el momento de iniciar la regeneración, en caso necesario, de las zonas dañadas, por ejemplo, de las piezas dentales.

¿Cómo podemos prevenir la periodoncia dental?

Sin duda, una buena higiene bucal es fundamental. Todas las medidas de prevención deben tener como objetivo la eliminación de la placa bacteriana o sarro, que es el principal responsable de la periodontitis.

Para ello, nuestra arma fundamental es el cepillo de dientes. Es importante cepillárselos al menos 2 veces a día usando preferiblemente un cepillo suave ya que son más eficaces para eliminar la placa.

Los cepillos pierden su eficacia a la hora de eliminar la placa con el desgaste. Por lo que en cuanto las cerdas del cepillo estén abiertas, hay que cambiarlo.

También el uso de hilo dental al menos una vez al día disminuye el aumento de placa dental en espacios interdentales, donde el cepillo no llega. Según Mapfre, “la utilización de cepillos interdentales y de aparatos que irrigan agua a presión pueden suplementar las técnicas de higiene. Aunque estos irrigadores no remueven la placa, pueden, sin embargo, eliminar los restos de comida favorecedores de formación de placa. 

El último pilar, y no por ello menos importante en la prevención, son las visitas periódicas al dentista para vigilar la salud de nuestras encías. El odontólogo determinará si son necesarias y con qué periodicidad las higienes orales o tartrectomías. Esta medida evitará la aparición de la periodontitis completando así su profilaxis”.

La periodoncia dental no es algo para tomarse a la ligera. De hecho, se calcula que el 80% de la población lo sufre en algún grado aunque pocos son los que le prestan la atención que se merece. Sobre todo, porque no es dolorosa hasta que realmente está muy avanzada.

Como hemos mencionado, una buena higiene bucal y visitas periódicas al odontólogo son imprescindibles para queremos prevenir cualquier enfermedad periodontal.  

¿Quieres entender aspectos claves de la periodoncia dental? Aquí lo tienes… fue por primera vez escrito en www.clinicaprieto.com

Implantes dentales, la técnica dental que mejora nuestra calidad de vida

Hablar de implantes dentales es cada vez más común y a nadie le resulta extraño ya este término. A pesar de ello, genera muchas dudas y falsas creencias que es conveniente esclarecer para tener un conocimiento claro y preciso de esta técnica que tan positivamente está influyendo en nuestra calidad de vida.  

Pero, empecemos por el principio. ¿Qué es un implante dental? Se trata de un pequeño tornillo de titanio que se une al hueso de la mandíbula o del maxilar. Este tornillo será la nueva raíz del diente. El hecho de que se use titanio y no otro material no es casualidad. El titanio tiene la capacidad de unirse físicamente y químicamente al hueso mediante un proceso llamado osteointegración. Este proceso puede tardar más o menos en función de la calidad y cantidad de hueso en contacto con el implante.

Una vez que la nueva raíz, es decir el implante, se haya integrado perfectamente con el hueso, se coloca  una corona que se asemeja de manera imperceptible a los demás dientes o bien se colocan prótesis completas, ya sean fijas o removibles. A partir de ese momento, tendremos de nuevo una dentadura totalmente funcional, estable y estética.

¿Por qué optar por un implante?

Ahora que ya sabemos lo que es, lo normal es que nos preguntemos por el porqué. Es decir, los motivos que hay para hacerse un implante. Hay varios, pero los más importantes son: estética, seguridad, calidad de vida y salud.

“Los implantes son la solución más estética para reemplazar la pérdida de dientes. Mejorará tu apariencia y tendrás un aspecto más rejuvenecido, ya que la ausencia de piezas dentales origina pérdida ósea, con el consiguiente envejecimiento facial.  Además los tratamientos con implantes tienen unas tasas de éxito más elevadas que cualquier otra técnica de restauración dental. Se trata de un tratamiento muy conservador, ya que mantiene intactos el resto de los dientes de la boca. Además, los implantes facilitan la correcta adaptación de las piezas en boca utilizando para ello un material altamente biocompatible, el titanio puro”. Leer más sobre los motivos.

Creencias erróneas sobre los implantes dentales

Es bastante común pensar que los implantes son sólo para las personas mayores que han perdido sus dientes, pero nada más lejos de la realidad. Son múltiples los motivos por los que podemos perder dientes en cualquier etapa de nuestra vida. De hecho, se pueden colocar cuando el hueso maxilar y mandibular hayan terminado su periodo de crecimiento óseo (a partir de los 18 años aproximadamente). 

También se cree erróneamente que cualquier dentista puede colocar implantes. Sin embargo, la Sociedad Española de Periodoncia nos advierte que “El profesional dental que coloque los implantes debe estar muy bien formado y capacitado en implantes y cirugía implantológica. La terapéutica de implantes precisa de grandes conocimientos y de una importante pericia. El profesional que lleve a cabo esta intervención no solo ha de estar bien formado en implantes, sino que debe estar bien preparado para llevar a cabo y evaluar el estudio radiológico de la zona a implantar, y tiene que saber realizar un plan de tratamiento adecuado. Este profesional debe valorar la necesidad de tratamiento periodontal, protésico, rehabilitador, ortodóntico y oclusal, así como conocer y actuar frente a los factores de riesgo que presente el paciente”.

Principales ventajas

Sin duda, una de las principales ventajas de los implantes dentales en su durabilidad, llegando a superar los 20 años. Por eso, es la mejor opción cuando se trata de reemplazar un diente. Pero para conseguir esa durabilidad es fundamental tener una excelente higiene bucal  combinada con visitas periódicas de control y mantenimiento periodontal e implantológico (cada 4-6 meses). Esto es fundamental para evitar enfermedades como la mucositis o periimplantitis.

Aparte de esa, existen otras ventajas como el hecho de que sean una solución fija, que se sienten como si fueran tus propios dientes, que evitan la atrofia del hueso que se produce si no se coloca nada en la zona del diente perdido o que los dientes adyacentes no tienen que ser tallados para colocar un puente.

Como podemos comprobar muchas son las ventajas de utilizar los implantes dentales en caso de pérdida de piezas dentales. Pero para hacerlo con total garantía, lo mejor es acudir a un profesional, como la Clínica Dental Dr. Prieto en el Barrio de Salamanca en Madrid, con la formación y experiencia necesaria para hacerlo con total seguridad.

Implantes dentales, la técnica dental que mejora nuestra calidad de vida fue originalmente visto en www.clinicaprieto.com